Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Lunes, 14 de mayo de 2018

El 46% de las importaciones corresponde al comercio interno y el 54% a la frontera

Guardar en Mis Noticias.

El informe de Procesa sobre las posibilidades, estrategias y consecuencias de la integración de Ceuta en la Unión Aduanera, recoge un análisis sobre los flujos de la mercancía en la ciudad. Señala que “tomando datos de 2017, lo primero que observamos es una transformación de los flujos de entrada y salida con respecto a 2009, incrementándose el comercio transfronterizo”

El informe sobre las posibilidades, estrategias y consecuencias de la integración de Ceuta en la Unión Aduanera, eleborado por Procesa y adelantado por EL PUEBLO en su edición del pasado sábado, recoge un análisis sobre los flujos de la mercancía en la ciudad.


Así, comienza exponiendo que “una frontera por definición tiene dos partes en ambos sentidos, una de salida y otra de entrada, y las dos se encuentran afectadas por cualquiera de las decisiones que se tomen”, por lo que subraya que “es necesario identificar los diferentes flujos que se producen, para poder estimar la repercusión de las decisiones sobre los mismos”. 


 En este sentido, el documento realizado por Procesa indica que  “tomando datos de 2017, lo primero que observamos es una transformación de los flujos de entrada y salida con respecto a la situación de 2009, incrementándose el comercio transfronterizo”. (Ver Cuadro 1)


“Sin tener en cuenta los hidrocarburos y el tabaco (Ver Cuadro 2), las importaciones de terceros países, apenas constituyen ya el 9% del total. La importación por puertos peninsulares, ha provocado que la mayoría de los productos lleguen ya a Ceuta nacionalizados”, advierten. 


Cuál es el destino de nuestras importaciones 


En cuanto al destino de la importaciones (Ver Cuadro 3), el informe señala que el 46% corresponde al comercio interno, mientras el 54% se dirige a la frontera. Sin embargo, advirte que ”son datos que tenemos que tomar con evidentes reservas, por varios motivos:  varían de un año a otro, y además debería realizarse un mayor estudio de los importadores que atienden a los dos mercados, pudiendo producirse un trasvase de datos de uno a otro mercado”. Es el dato que ofrecen los servicios tributarios de la Ciudad, “aunque la progresión que se observa es a la reducción del porcentaje de comercio transfronterizo”. 


 No obstante, subraya que “ya tenemos una horquilla que va desde el 38% que se reenviaba a Marruecos en 2009 hasta el 54% de 2017, y una tendencia a reducirse hacia el 50 %. 


Ceuta como territorio de implantación del IVA


“Si no existiera condicionalidad, especificidades y transitoriedad, podríamos evaluar su impacto”, señala el informe, que añade que “el estudio de la Universidad de Baleares sobre el impacto económico a consumo del IVA como consecuencia de su insularidad, lo cifra en un incremento de los precios (ad valorem) entre el 13% y el 17%”, si bien “el efecto precio de la implantación del IVA se puede minorar negociando tipos reducidos como en el caso canario”. 


 En el caso de las exportaciones a Marruecos, “el impuesto sería neutral para el operador ceutí, pero nuestra frontera comercial con Marruecos, tendrá enfrente un espejo (una frontera comercial), y nuestros productos se verán sometidos a la TVA (19%) y a los aranceles correspondientes que establece Marruecos”, se destaca en el documento de Procesa. 


“Las exportaciones a territorio comunitario no soportarían efecto distinto al que ahora ya tienen, ya que, aunque en Ceuta los productos soportaran tipos reducidos, dichos tipos se igualarían en la importación”, afirman.

 

Efecto precio:  incremento de los precios a consumo 


Sin incorporar un sistema de IVA reducido supone un incremento de los precios a consumo. En principio el efecto sería sobre la mercancía que se queda en Ceuta: 330 millones de euros. Es cierto que existen determinados productos ofrecidos por las franquicias, que ya llevan incorporado dicho efecto precio, ya que el precio es idéntico al de los productos de la península, pero también es cierto que en estos momentos no sabemos cuantificar a qué porcentaje de productos afectaría. Si reducimos el impacto en un 50% y además que la demanda es totalmente inelástica la consecuencia sería: 330 millones de euros *10% /2 = 16,5 millones de euros.

 

Efecto sobre la recaudación del IPSI

 

La falta de competitividad de los productos con destino a Marruecos por la aplicación de la TVA y/o aranceles, haría que dejaran de importarse productos a este destino por el importe total de los mismos. Es cierto que se seguirían importando productos para atender a la denominada excepción Shengen (mercancía ligera de pequeño tráfico transfronterizo), pero su impacto sería casi irrelevante. Su efecto sería:  330 millones de euros *5% presión fiscal IPSI: 19 millones de euros. 

 

Efecto de la implantación IVA y la modernización del IPSI 

 

La implantación del IVA necesariamente conlleva la modernización del IPSI transformándolo en un impuesto parecido al IGIC Canario, ya que de lo contrario, el aporte financiero que este impuesto aporta a las arcas de la Ciudad, en ningún caso podría ser compensado por el sistema de financiación de las CCAA por medio del IVA.  Dicho esto, lo que sí parece más claro, es que, aunque se lograra un sistema cuya recaudación íntegramente acabara en las arcas de la Ciudad, lo que sí parece obvio, es que en ningún caso podría ser compensado en virtud del mecanismo que rige actualmente. Ello supondría la desaparición de las compensaciones actuales por importe de 44 millones.  

 

Un efecto inicial de  102,8 millones de euros: el 6,2 % del PIB 

 

Si a estos efectos le sumamos el ‘efecto arancel’, ya que las importaciones de países terceros son de 106 millones, y sobre esos productos volverían a existir aranceles (106 millones de euros*4% = 4,24 millones), y también el ‘efecto de la pérdida de valor añadido’ entre importaciones y exportaciones (380 millones x 5% = 19 millones) tendríamos un efecto total inicial de: 16,5 + 19 + 44 + 4.24 + 19 = 102,8 millones de euros, el 6,2 % del PIB. Esta bajada de un punto PIB supone además una bajada del 0,8 del empleo. (6% PIB = bajada 5% empleo. 21800 x 5% = 1.400 empleos).  
 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados