Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Lunes, 14 de mayo de 2018

“Los pases de mercancía, o se adaptan al régimen de viajeros o deberán formalizarse mediante DUA”

Guardar en Mis Noticias.

En este sentido, Procesa señala que “el territorio aduanero afectará sobre todo al régimen de aprovisionamientos familiares desde y hacia Marruecos para el consumo semanal al que están acostumbrados una parte de los habitantes de ambos lados de la frontera”

El informe sobre la integración de Ceuta en la Unión Aduanera, se realiza un  análisis de “otras consecuencias sobre el paso de Mercancía”, exponiendo que “en una aduana comunitaria (olvidémonos por un momento de qué existiría en el otro lado de la frontera), los pases de mercancía se formalizan con DUA”, señalando que “el territorio aduanero comunitario, afectará, además de los efectos producidos por el precio, a las formas de paso de lo que hoy denominamos “comercio atípico”, ya que “todos los pases de mercancía, o se adaptan al régimen de viajeros, o deberán formalizarse mediante DUA a la exportación”. 


 En este sentido, “el territorio aduanero afectará sobre todo al régimen de aprovisionamientos familiares desde y hacia Marruecos para el consumo semanal al que están acostumbrados una parte de los habitantes de ambos lados, no sólo por las cantidades, sino también por los efectos sobre el tipo de mercancía, las restricciones de paso de determinados productos, etc.”, advierten.


 Mercancía desde Marruecos


Un buen ejemplo serían los productos pesqueros, “el territorio aduanero facilitará la importación de los productos pesqueros, siempre y cuando cumplan los requisitos de paso a través del PIF que obligatoriamente tendrá que existir. Aspectos sanitarios y trazabilidad de los productos son los puntos esenciales”, destaca el informe.   


Así, subraya que “no cabe duda que la afección en este caso será total en un primer momento, hasta que se logre una transformación de los modelos de entrada, que ineludiblemente afectará al precio final al consumidor”. 


El reconocimiento aduanero de Ceuta, “afectaría en positivo a todos aquellos productos que producidos en Marruecos, ahora nos vemos obligados a traer de la península”, refiriéndose  “a aquellas materias primas con destino a la construcción principalmente”. En principio podría producir una reducción del precio final.  


Sin embargo, advierte que “hablamos de aduana en territorio aduanero comunitario, ya que la mera existencia de una aduana comercial, no garantiza en absoluto la normalidad, tal y como sabemos de la experiencia de Melilla”. 


 Además, expone que “favorecerá la salida de producto desde Ceuta a Marruecos documentada mediante DUA, pero ya se ha dicho el impacto sobre los precios por la aplicación de la TVA y posiblemente, salvo que se excepcionen, se aplicarán los aranceles a las mercancías que ahora entran en régimen de Puerto Franco”. No obstante, “el efecto arancel es muy reducido y en todo caso se producirá sobre la parte de los productos importados de terceros (4% sobre 106 millones de euros importados desde países terceros, 4,24 millones de euros)”.  


Entrada de mercancías desde tercer país o desde la UE 


En este sentido, “afectaría al IPSI, lo que obligaría a buscar una figura impositiva como la Canaria y el IAM, para mantener la suficiencia financiera de la Ciudad”. 


 Sería necesario además “generar algún tipo de especificidad para conservar el estatus de puerto franco, sobre todo para protegernos de la posible aplicación de aranceles y de la pérdida de restituciones a determinadas materias primas”, añadiendo que “habría que realizar un estudio más exhaustivo para ver si existen productos que actualmente se importen y que puedan soportar en el futuro aranceles, o ver si existen productos que se importen sujetos a restituciones y su valor”. 


Salida de mercancías hacia la UE o hacia tercer país


Favorecería la devolución de mercancías a su origen, aunque moderadamente, ya que aquí no sólo influyen cuestiones de IPSI y Aduaneras, “sino que tendremos que tener en cuenta el precio del transporte como un factor determinante”.  También favorecería la salida de los productos de la pesca y de los productos originarios de Ceuta, “pero siempre y cuando se garantice la trazabilidad de los mismos, y se diferencien los circuitos de suministros”. 


“El problema con estos aspectos positivos es la inexistencia casi total de productos originarios que Ceuta pudiera exportar, ya que en el caso de la pesca se limitaría al las capturas en las dos almadrabas, y en otros productos, se nos ocurre solamente los producidos por la empresa Borrás en aquellos volúmenes de producto que no destinen a Marruecos”, señalan.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados