Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Lasa
Jueves, 14 de junio de 2018
Campus Universitario

La Ciudad rinde un merecido homenaje a Manuel Olivencia bautizando en su nombre el Campus

Guardar en Mis Noticias.

El Campus Universitario de Ceuta ya cuenta con un nombre propio. Al igual que la Biblioteca Pública fue bautizada en honor a ‘Adolfo Suárez’, el Campus Universitario llevará para la posteridad el nombre del Catedrático don Manuel Olivencia Ruiz, fallecido el 1 de enero de 2018 y gran defensor de Ceuta y de sus valores.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, junto con la práctica totalidad de su equipo de Gobierno, los representantes de los grupos parlamentarios de la oposición, familiares de don Manuel Olivencia y los responsables de la Universidad de Granada en Ceuta y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia han estado presentes en el acto conmemorativo de descubrimiento de placa.  Entre las personalidades que acudieron al acto conmemorativo se encontraba Javier Arenas, casado con la hija del homenajeado y el segundo jefe de la Comandancia General de Ceuta.


El presidente de la Ciudad considera que con este reconocimiento “estamos haciendo un acto de justicia. Formalizamos, de esta manera, la decisión de que el Campus Universitario de Ceuta lleve el nombre de Manuel Olivencia Ruiz. Y creo que es una decisión justa porque las razones  para que este Campus lleve este nombre son muy sólidas”.


Entre estas razones, enumeró Vivas que “Manuel Olivencia Ruiz es un referente de primera magnitud del espíritu universitario. Y además, Manuel Olivencia Ruiz amaba profundamente a Ceuta. Un referente inequívoco del espíritu universitario por su trayectoria limpia y brillante como catedrático, como científico y como investigador porque creó escuela y obtuvo el mayor reconocimiento que puede tener un docente, el de sus alumnos”. 


Además, siguió enumerando Vivas, “ejerció la cátedra transmitiendo ejemplaridad. Fue un ejemplo de humildad, de perseverancia, de amor a la universidad y de pasión”. Su pasión se extendió a todos los ámbitos: el aprendizaje, el descubrimiento, el conocimiento y la docencia.


Manuel Olivencia amaba profundamente a Ceuta. No había nacido aquí pero no importaba, “él decía que no había nacido en Ceuta porque ese día su madre no estaba en casa. Se sentía y quería ser de Ceuta”. Además compartía este sentimiento con ser rondeño y sevillano.


El presidente siguió glosando la defensa que Manuel Olivencia hacía de Ceuta siempre que podía, “cuando la ocasión lo requería”.


Vivas recordó que “además de ser un universitario de primer orden y un ceutí de una calidad excepcional, en este lugar hay unas connotaciones que asocian a Manuel Olivencia con el establecimiento”. El campus es legítimo heredero de la primera piedra que se puso en Ceuta, “allá por 1935”, la Escuela Normal de Magisterio, que tuvo un valedor como es el caso de Manuel Olivencia Amor, padre de Manuel y Francisco.


Para continuar, en el campus prestó sus servicios al Ejército, fue Alférez y sirvió como tal, y “allí aprendió lo que significa darlo todo por la Patria cuando la Patria lo requiere. Un amor a España que lo acompañó durante toda la vida”.


Por último, Juan Vivas trajo a colación una anécdota que le transmitió Francisco Olivencia de cuando se estaba construyendo el campus (anterior cuartel militar): “Durante la construcción, tuvo un despacho el Ministro de la Guerra con la Reina Isabel II y durante el mismo y cuando la Reina firmaba las órdenes de pago de construcción de este cuartel, la Reina se levantó y se fue al balcón. El ministro le dijo: “¿Está indispuesta?”. “No, no, me he asomado al balcón, porque es tanto el dinero que llevamos gastado en el cuartel de Ceuta que se tiene que ver desde aquí, desde el Palacio Real”, le respondió. 


Para finalizar el presidente recalcó que Manuel Olivencia era, sobre todo, “una buena persona, noble y de bien”.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados