Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Lasa
Jueves, 14 de junio de 2018
Campus Universitario

Francisco Olivencia: “Hasta en los foros internacionales defendió Manuel la españolidad de Ceuta”

Guardar en Mis Noticias.

Francisco Olivencia Ruiz, hermano de Manuel, el homenajeado, expresó que, en estos momentos es el decano de la familia, “una familia que formaron nuestros padres allá por el año 1925”. Francisco Olivencia quiso recordar los recortes de prensa del momento en que empezó a crearse y prosperar la familia Olivencia Ruiz: “Los periódicos decían: “Han contraído matrimonio el culto abogado ceutí don Manuel Olivencia Amor con la bella señorita doña María del Carmen Ruiz”.

Y continuó recordando que tuvieron tres hijos (dos niños y una niña). Ella falleció en 1997 y el catedrático el día 1 de enero de 2018 y “quedo yo, junto con toda la descendencia de mi hermana y de mi hermano”.


Para Francisco, el “homenaje es algo que Ceuta le debía a mi hermano. Por eso quiero dar gracias en nombre de toda la familia, de su viuda, de sus hijos, de sus nietos, de su cuñada, de su hermano, de sus primas, de sus sobrinas, por este acto tan significativo y que nos llena de tanta gratitud”. Y le dio también las gracias a la Ciudad Autónoma de Ceuta personalizada en su presidente Juan Vivas. 


La parte cariñosa de esta alabanza vino cuando Francisco Olivencia citó todos los nombres y apelativos que le había dado durante toda su vida: ‘Manolito’, ‘Lito’, ‘Manolo’ y ‘don Manuel’.


Francisco destacó que su padre fue el que les inculcó el amor por Ceuta: “Él, cada vez que podía venía por aquí y además mantenía los recuerdos de su infancia con el corazón siempre puesto aquí”. 


Y en el Campus Manuel Olivencia fue feliz “y jugó al fútbol siendo la única faceta de su vida en la que no resultó ser una figura”. Y fue también en el Campus (antiguo cuartel) en donde hizo sus prácticas como alférez de milicia del Ejército Español y “siempre, siempre fue hablando de Ceuta. Hasta en los foros internacionales se ha levantado para defender la españolidad de Ceuta”.


Manuel Olivencia fue catedrático por vocación y también por herencia familiar. Sus abuelos paternos llegaron a Ceuta a primeros del siglo XX para ejercer su profesión de maestros nacionales. Aquí estuvieron, trabajaron hasta el año 40 y todavía quedan un puñado de sus antiguos alumnos.


Francisco recordó que “cada vez que vamos al cementerio, en la tumba de mi abuela Eulalia encontramos una flor fresca. No sabemos quién la ha puesto, pero seguro que es una alumna agradecida”. 


Por último, el hermano del homenajeado recordó que Manuel siempre preguntaba que cómo había quedado el Ceuta, su equipo y que cada vez que le preguntaban en Sevilla, a qué equipo se arrimaba, para ver si era bético o sevillista, contestaba: “Yo solo soy del Ceuta”. Además tenía devoción por la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora del Mayor Dolor, “en la que muchos años salimos de penitentes”. 
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados