Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Viernes, 15 de junio de 2018

El Defensor del Pueblo: “Las concertinas es un sistema de una crueldad extraordinaria”

Guardar en Mis Noticias.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, considera una buena noticia que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tenga como “prioridad” retirar las concertinas –alambres con cuchillas– de las vallas de Ceuta y Melilla, un asunto que reclama la Institución desde que se instalara este sistema en la frontera sur en 2005

“Siempre hemos estado en contra de que se instalen estas cuchillas. Todos los defensores el Pueblo que han estado en esta casa, desde hace un periodo largo de tiempo, hemos manifestado que nos parece que es de una crueldad extraordinaria”, subraya el Defensor. Asimismo, subrayó que su posición y la de quienes han estado al frente de esta Institución en los últimos años “es coincidente”. Concretamente, aconseja desde 2005 al Ministerio del Interior de los distintos gobiernos la retirada de las cuchillas en sus informes anuales. 


El Pleno del Congreso ya rechazó en noviembre de 2013, con el voto del PP y de UPN, una moción promovida por el PSOE y la mayoría de los grupos de la oposición de eliminar las cuchillas en la valla de Melilla. En 2014, el ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió a retirarlas en caso de que llegase a La Moncloa. 


 ¿Quién las fabrica? 


Una empresa de Málaga trabaja con las concertinas que se están usando para evitar el paso de inmigrantes y refugiados. Los responsables de la empresa aseguran que son solo disuasorias y que, salvo avalancha, no pueden producir cortes, ni heridas. Además explican que las venden habitualmente para otros usos, como centros penitenciarios y centrales nucleares. Desde otra de las empresas que fabrican este material se asegura que el efecto que producen es “similar a un picotazo”. “Depende de la agresividad de la persona. Si te pinchas y te pones agresivo y tiras de la mano, claro, te rajas”, concluyen.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados