Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

EL PUEBLO
Viernes, 15 de junio de 2018

Ceuta no puede ser siempre la perjudicada

Guardar en Mis Noticias.

Las declaraciones realizadas en la mañana de ayer por el nuevo ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, acerca de su intención de retirar las concertinas de la frontera del Tarajal, cayó como una bomba en Ceuta. Algunos lo ven con buenos ojos porque consideran que las concertinas son “inhumanas” y es cierto que hay que velar por la integridad física de los inmigrantes, aunque no es menos cierto que no se puede poner una alfombra roja a todo el que llegue de manera ilegal buscando un “mundo mejor”, teniendo que ver como el CETI está desbordado y en muchas ocasiones se ve superado por la entrada de inmigrantes que, a pesar de las concertinas, consiguen acceder a la ciudad. Ceuta no puede ser la única solidaria. Eso sí, si ayudan a Ceuta a poder dar salida a los inmigrantes de Ceuta a la península y al resto de Europa, bienvenido sea pero, no obstante, es una medida que habrá que estudiar muy bien, pues Ceuta no tiene capacidad para dar cabida a avalanchas de este tipo, pues como comprenderán, una ciudad de 20 kilómetros cuadrados y 85.000 habitantes censados, está muy limitada, mucho más siendo la puerta de Europa en África. Si llegara a producirse la contingencia de verse desbordada, los inmigrantes deberían tener facilidades de acceso a la península para alcanzar el destino que desean, que no es la ciudad autónoma, pues Ceuta es para ello una ciudad de paso. De ahí la importancia de que se actúe de manera meditada y valorando todas las situaciones y que la decisión de quitar las concertinas vaya acompañada de otras medidas complementarias, pues no puede ser Ceuta la gran perjudicada de una situación que se produce por el simple hecho de ser frontera. Hay que evitar que los inmigrantes que buscan alcanzar Ceuta con el objetivo de una vida mejor lo hagan poniendo su integridad física y hasta sus propias vidas en juego, pero también hay que velar por la ciudad de Ceuta y su seguridad, pues son los ceutíes los que se ven afectados por esta situación migratoria.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados