Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SAMUEL DUEÑAS
Viernes, 6 de julio de 2018
SOCIEDAD

El Sam Lion está fuera de peligro pero permanecerá en Ceuta al tener más grietas de las previstas

Guardar en Mis Noticias.

El barco presenta varias averías en el casco inferior, por lo que precisa de unas reparaciones iniciales antes de ser trasladado a un astillero, según informó Fernández Lera

El barco ‘Sam Lion’, que a inicios de semana sufría un accidente en los isleros que se encuentran a la altura de Santa Catalina, sufre más daños de los que en un principio se preveía y no podrá abandonar el puerto de Ceuta este domingo como estaba previsto. 

 


Así lo anunció a primera hora de esta tarde el capitán marítimo, Jesús Fernández Lera, que en atención a los medios de comunicación expresó que “la situación del barco sigue exactamente igual que hace unos días, se encuentra perfectamente atracado con todas las condiciones de seguridad y estabilidad que se requiere, sin peligro de contaminación y de cualquier otro tipo de problemas”. 

 


En este sentido, Fernández Lera explicó que “tenía previsto tras los primeros análisis realizados que el barco se pudiera marchar este domingo, pero es algo imposible, pues en las posteriores inspecciones submarinas que se han realizado, se han detectado más grietas de las que en principio teníamos (10) y es necesario acometer más trabajos que van a llevar a más tiempo de lo previsto inicialmente, ya que hablábamos de cuatro días y se va a alargar a siete o incluso más”.

 


En esta línea, el capitán marítimo continuó expresando que “una vez descubiertas todas las grietas que tenía el barco y que son longitudinales y dos transversales, estamos limpiando el casco y después hay que reforzar la grieta al principio y al final para evitar que siga corriendo y, una vez que esa operación esté realizada habrá que igualar y soldar una plancha de acero”. Además, Fernández Lera recalcó que “una vez realizada esa operación, hay que entrar, vaciar todos los tanques dañados  de lastre y gasoil, para poder entrar en el tanque, observar cómo está por dentro el barco y sanearlo todo lo que se pueda, para seguidamente hacer una encajonada con cemento para que el barco quede listo y se pueda marchar”.

 


Acerca de dónde irá el barco una vez que esté reparado, el capitán marítimo señaló que “todavía no se sabe si se le dará permiso para un viaje muy corto, corto o un poquito más largo. Se está decidiendo y dependerá del resultado de las reparaciones que se están llevando a cabo actualmente”, añadiendo que “se trata de un trabajo complicado y que para los buzos es bastante duro, pero se está llevando lo mejor posible y las cosas se están haciendo bien. Ahora hay que esperar para ver la evolución de las reparaciones y observar el resultado final”, indicó.

 


En cuanto a la situación legal del barco, Fernández Lera fue tajante: “Se trata de un barco que ha sufrido un accidente y ha sido inspeccionado por la sociedad de clasificación, que es la que certifica el buque. Ha estado un inspector del país de bandera que ha tomado nota de la investigación del accidente, además de los seguros de casco y máquina, protección e indemnización, que son los que van a pagar los costes de todas las operaciones que se están haciendo”. “La situación del barco es un barco que ha sufrido una avería. Se encuentra en un taller que es como si tienes un problema y viene la grúa a la carretera, por lo que después tienes que ir a un taller que te ponga la rueda de verdad. En esa situación estamos, pero el barco está en toda la legalidad, tiene todos sus certificados en regla y no tiene más problemas más allá de la avería de haberse metido en las piedras”.

 


Acerca de si hay que extraer la carga que lleva para acometer los trabajos, el capitán marítimo matizó que “para estos trabajos provisionales no es necesario”, añadiendo que “este barco va a hacer el viaje que haga, tiene que descargar las 40.000 toneladas de cemento y luego irá a un astillero, donde tendrá que estar un mínimo de 20 días, pues hay que cambiar todas las planchas del fondo. Es una reparación que aquí en Ceuta no se puede hacer, pero tiene que ir descargado.

 


Sin duda y como explicó fernández Lera, Cádiz es una alternativa para acometer estos trabajos de astilleros. “Tiene terminal para descargar cemento y tiene astilleros, pero es una decisión que tomará el armador en las negociaciones que tenga con la sociedad de clasificación”, recalcando que “nosotros como Autoridad Marítima Españolalo que vamos es a apoyar con toda la fuerza la decisión que se tome”.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados