Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Jueves, 12 de julio de 2018

Condenado a seis años por degollar a una mujer y herir a dos personas más

Guardar en Mis Noticias.

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta dicta sentencia en firme contra un hombre marroquí indocumentado que reconoció los hechos que ocurrieron en el año 2016

El tribunal constituido este miércoles en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta condenó en firme, ya que no habrá recursos, a H. K., un marroquí indocumentado por intentar degollar a una mujer con un objeto no precisado y lesionar a otras dos personas.

El hombre nació en Marruecos, carece de antecedentes penales y se encuentra en prisión provisional. En total ha sido condenado a cinco años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, a dos penas de seis meses por sendos delitos de lesiones y a pagar multas de 15.000, 9.350 y 3.200 euros. Además, una vez que cumpla las dos terceras partes de las condenas deberá cumplir 10 años de expulsión del territorio nacional y 15 años de alejamiento e imposibilidad de comunicación con las víctimas.

Se trataba ayer del procedimiento de sumario ordinario 05/201º7, en vista de tribunal presidido por el magistrado juez Fernando Tesón.

En el escrito de acusación se ponía de relieve que el día 26 de septiembre de 2016, en torno a las 21.30 horas, el condenado, que llevaba menos de un mes junto a otras personas en la barriada ubicada en la avenida de Otero, deambulada por la zona cuando por motivos desconocidos agredió a M.D. con ánimo de menoscabar su integridad corporal, golpeándole en la cabeza con un objeto contundente, que podría tratarse de una botella de vidrio que portaba en la mano. Como consecuencia de la agresión sufrió heridas de consideración.

No quedó ahí la cosa. Posteriormente,, sobre las 22.2 horas del mismo día, se dirigió a la avenida España, en torno a las inmediaciones de la rotonda de Medinaceli, donde se encontró con una mujer G.M.S.R. y “”con el ánimo de acabar con su vida se abalanzó sobre ella y aprovechándose de la mayor facilidad que le proporcionaba el uso del arma blanca le apuñaló con ella en el cuello”.

Herida

Como consecuencia de la citada agresión G. sufrió una herida incisa en la región cervical derecha de unos dos centímetros de longitud que podía comprometer estructuras vitales, hematoma cervical y ansiedad reactiva, lesiones que requirieron de tratamiento facultativo especializado consistente en exploración médica, sutura de herida, prueba de diagnóstico por imagen, analgesia AINes (antiinflamatorios no esteroides) y analgésica, retirada de puntos de sutura y valoración por parte de psicología. En total, las lesiones que sufrió la mujer tardaron en curar 10 días impeditivos y 11 no impeditivos y generaron como secuela una cicatriz lineal en la región latero cervical derecha de 1,5 centímetros de longitud, con un perjuicio estético de dos puntos.

Igualmente, este individuo, condenado, con la intención de menoscabar la integridad corporal, se dirigió hacia A.S.P., que acompañaba a G. y la agredió empujándola y haciendo que cayera al suelo. Como consecuencia de la citada agresión esta ora mujer sufrió diversas lesiones que constan en un informe forense.

Concurría en el condenado el agravante de abuso de superioridad del artículo 22.2 del Código Penal en el delito de homicidio. Existe un atenuante, como es el de embriaguez.

En un principio, la Fiscalía pedía 9 años de prisión, pero se rebajó a la pena más arriba reseñada.

Previamente al juicio se habían colocado mamparas para que no hubiera contacto visual entre el acusado y las víctimas. Solo ellas podrían visualizar a la persona en cuestión, pero dado que reconoció los hechos, no fue necesaria su presencia en la sala de vistas. Con posterioridad a la sentencia dictada ‘in voce’, las dos principales víctimas fueron invitadas por el alto tribunal para darles a conocer el veredicto de la Sala.

Se les comunicó por parte del presidente las medidas cautelares que se deberán cumplir una vez que el individuo salga de prisión para garantizar su protección personal.

Ambas tienen miedo de esta persona, pero lo cierto es que desde la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta se ha procurado que haya una protección extrema para que no vuelvan a sufrir ataques por parte de esta persona. Ni las conocía ni ellas las conocen de nada, de forma que el brutal ataque no tiene motivación alguna, ya que no existe vinculación de tipo alguno.

No fue necesaria la testifical de cuatro policías locales que intervinieron en la acción, ya que el reconocimiento por parte del acusado fue más que suficiente.

Por otra parte, constaban, en el marco pericial, los informes elaborados por el servicio de Forensía en torno a las lesiones que sufrieron las víctimas. No fue necesario que se reprodujeran los testimonios periciales, dado que ya constaban en la documentación que obra en torno al caso.
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados