Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Abdelmalik Mohamed
Lunes, 30 de julio de 2018
OPINION

60 millones

Guardar en Mis Noticias.

Los migrantes deambulan por los montes con el cuidado de no encontrarse con las patrullas marroquíes, ya que en la mayoría de las veces son detenidos y llevados al sur, pero no siempre, pues dependiendo del momento político pueden andar con libertad sin ser molestados.

 

Los 60 millones que exige Marruecos a España, que no lo hace a Europa, pues entiende que su frontera con Ceuta es un asunto estrictamente español, tienen destino incierto. Hay que pensar que son los costes que supone movilizar a sus Fuerzas de Seguridad en las inmediaciones de las fronteras de Ceuta y Melilla, ya que nada se destina para atender las necesidades básicas de los migrantes. Decía el ex ministro Margallo que la diplomacia se hace con dinero. Y tiene toda la  razón.
 

El dinero es quien decide las políticas de inmigración, y sobre él se sustentan todas las decisiones de freno e impulso de las mismas. Es un contexto en el que la dulzura de las buenas  relaciones es simple cosmética. El dinero es el eje sobre el que gira y proyecta cualquier iniciativa que tenga como fundamento el tema de la inmigración.

 

Los acontecimientos de los últimos días son un claro ejemplo de hasta dónde está dispuesto a llegar Marruecos, pues no hay duda de que si así lo decide nadie saltará la valla, no solo eso, si no que nadie se acercará a la misma.

 

La dureza con la que Marruecos trata  a los migrantes se constituye como un   acelerante que les anima aún más  a saltar  a riesgo de sus vidas.  Para ellos  permanecer en Marruecos significa vivir bajo el  yugo de un sistema que ni les entiende ni muestra interés en entenderles. Se trata de normas  que no dan respiro, que no dejan coger aire y que denigran  la soberanía humana.  La valla es  vida y muerte, es  obstáculo y libertad.

 

Marruecos  no aplica ningún tipo de justicia con los migrantes, ya que la última regularización solo tuvo en cuenta proveerles de un documento de identidad muy condicionado, pero que en ningún momento atendió sus necesidades más básicas. Y no es porque no pueda.

 

Por otro lado, Marruecos tampoco  aplica en lo  más mínimo su condición de país musulmán, una religión que le obliga  a prestar ayuda a  quien lo necesite, sin más requisito que su condición humana.  Marruecos no atiende ninguno de estos principios, pero sí pide 60 millones  –y lo que no trasciende-  para controlar el flujo de migrantes, aunque a ellos no destine ni un solo céntimo.
 

Si las relaciones entre España y Marruecos fueran tan buenas como cantan algunos, no haría falta valla, como que tampoco habría saltadores que se juegan la vida, pues ya habrían forjado un bloque  para afrontar el problema de la inmigración de forma conjunta y plenamente eficaz.
 

Ceuta no es tan vulnerable como parece,  pues dispone de recursos suficientes para exigir un trato conforme a los estándares internacionales, así como recurrir al espíritu del dahir del extinto Mohamed V, quien siempre preconizó un trato especial para Ceuta y Melilla.

 

Se hace necesario hablar con las autoridades marroquíes más cercanas, a fin de concienciarles de que los ceutíes merecen y tienen derecho a vivir en paz y en plena concordia con sus vecinos, así como  con plena disposición para ayudar en lo que sea menester, poniendo como condición que  no vuelvan a darse sobresaltos como los de los últimos días.
 

Como último recurso, cabe posibilidad de hacer llegar al rey Mohamed VI  las preocupaciones  de los ceutíes, de modo que se acabe la inacción de los responsables de la zona, que viven sin tener en cuenta que Ceuta tiene derecho a vivir en paz, tal como hacen ellos y sin que nadie les cause miedo ni sobresalto.
 

Agencia para la Cooperación Transfronteriza Ceuta (ACTC)
Abdelmalik Mohamed

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 3 de agosto de 2018 a las 03:15
Mariano
Las cosas grandes, tal vez, se puedan mejorar empezando por las pequeñas. Así vamos aprendiendo y mejorando. Podría ser que se esté cometiendo algún ilícito penal con lo del cartel de los FEDER ubicado en el siete colinas. Los ciclos se pagan pero no se ofertan en la práctica. Se está perdiendo dinero? Como es posible que se le pida dinero a otro para "distraerlo"? No me lo explico. Luego viene el que te dije y te vende la burra coja...
Fecha: Martes, 31 de julio de 2018 a las 18:20
Yusef
Por fin el Sr.Abdelmalik se ha despertado de su sueño, creyendo que Marruecos es un país normal,Sr.Abdelmalik, Marruecos hace tiempo que no s ha perdido el respeto y te digo más no s odian, tanto a los cristianos como a los musulmanes,Marruecos es un vecino Malo, desagradecido que su único objetivo es destruirnos como pueblo,ahora no s mandan marroquíes de toda España para empadronarse y acceder a ayudas sociales,claro está con la ayuda de ppcaballas, dos formaciones políticas corruptas, los ceutíes necesitamos un cambio de política Radical, de lo contrario... se acabo

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados