Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EL PUEBLO
Viernes, 10 de agosto de 2018

La Policía aconseja vacunar de hepatitis B a agentes en contacto con inmigrantes

Guardar en Mis Noticias.

El Servicio de Prevención de la Policía Nacional ha comunicado a los agentes en contacto con inmigrantes la recomendación de vacunarse contra la enfermedad

El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Policía ha enviado una circular a los agentes en contacto con los inmigrantes que llegan de África ante la “alarma” que ha creado el posible riesgo de contagio de enfermedades y, entre otros consejos, les recomienda vacunarse contra la hepatitis B y que afectaría a agentes de la seguridad del Estado que trabajan en Ceuta.


En la circular, a la que ha tenido acceso Efe, se recoge un estudio realizado en 2017 por Cruz Roja en Canarias sobre un total de 702 personas que llegaron en embarcaciones a la costa y que muestra que el 82 % de los inmigrantes estaba libre de enfermedades.


Más del 15 % tenía hepatitis B, un 1,28 % era portador de VIH y un 0,71 % padecía hepatitis C; se había detectado algún caso de tuberculosos, pero la prevalencia era mínima.


Con esa radiografía, la Policía ha elaborado una lista de recomendaciones para los agentes que tratan directamente con los inmigrantes que llegan por mar a las costas españolas o que acceden a través de la frontera entre Marruecos y Ceuta.


La hepatitis B, recuerda el servicio, afecta principalmente al hígado y su vía de contagio más común es por sangre, aunque también puede darse por la saliva o el semen; existe vacuna, pero no para la hepatitis C ni para el VIH, apunta.


Sobre la tuberculosis, señala que se transmite a través de aire, cuando la persona enferma tose, estornuda o escupe y expulsa bacilos a través de gotas de saliva.


En la circular se cita también la sarna, porque, aunque no se han detectado casos, la unidad considera necesario explicar en qué consiste para que “disminuya en lo posible la psicosis que se ha producido” entre los agentes.


Según explica, es un parásito que “infecta la capa más superficial de la piel” y puede provocar erupciones, irritación y mucha picazón. Se necesita un contacto prolongado, aunque excepcionalmente puede encontrarse en ropas o mantas, por lo que aconseja a los agentes “evitar rozarse” con prendas hayan estado con los inmigrantes.


Además de que los agentes revisen sus vacunas y se inmunicen ante la hepatitis B, en la circular se aconseja que se desinfecten y protejan las heridas que puedan tener antes de comenzar el servicio y las cubran con tiritas o apósitos y que empleen guantes de un solo uso para el contacto con inmigrantes aparentemente enfermos.


En “contactos a corta distancia” con personas que pueden tener alguna enfermedad que se transmita por aire, recomienda también el uso de mascarillas desechables.


Para los cacheos, el equipo de prevención aconseja que los agentes no vacíen los bolsillos de los inmigrantes “introduciendo la mano en ellos”, sino que ellos “vuelquen el contenido sobre alguna superficie para su posterior inspección”.


Por último, también recomiendan el lavado de manos antes de “abandonar el trabajo, de comer o de fumar un cigarro”.


“En Motril, un compañero se contagió de sarna al recibir varias pateras e infectó a su mujer e hijo”, indican desde el Sindicato de Policía Nacional. No es la primera vez que ocurre: la facilidad con la que se propaga la sarna ha llevado a que varios agentes hayan contraído la enfermedad en los últimos meses al tratar con personas infectadas que llegan desde África. Es una afección que ha sido noticia en los últimos días por afectar incluso a una residencia de ancianos. Pero ahora vuelve a estar en la palestra: uno de los policías que trabajó en la llegada de 300 migrantes hace un mes, ha contraído sarna.


“Me ha salido en los pies. Sin darme cuenta me habré rozado con una manta o algo y como la ropa la sigo llevando y la dejamos en la taquilla, de ahí se propaga a todo. Todos en mi familia estamos ahora con tratamiento, porque como tarda en salir, no sé si mi hijo o mi pareja están contagiados”, dijo.

 

Bloqueadas las salidas de inmigrantes del CETI hacia la península, con la excepción de las familias

 

La situación en el Centro de Estancía Temporal de Inmigrantes (CETI) no presenta un favorecimiento de la salida de los inmigrantes hacia la península, si se exceptúan a las familias. En efecto, las salidas hacia la peninsula están bloqueadas, teniendo en cuenta la situación de congestión en centros de la península, de forma que las salidas están restringidas. Tras las últimas llegadas a Ceuta de inmigrantes, incluyendo las que se produjeron durante el último asalto masivo el 26 de julio, en el que entraron a la ciudad 602 personas, en el CETI hay en torno a unas mil personas, lo que supera con creces la capacidad de acogimiento ha quedado completamente desbordada. De hecho, se pidió colaboración a la Comandancia General, por parte de la Ciudad, para la instalación de tiendas de campaña en los terrenos de la Hípica. Recientemente se produjo una protesta en la plaza de los Reyes por parte de inmigrantes subsaharianos que reclamaban ser autorizados a viajar a la península.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 10 de agosto de 2018 a las 07:55
Ay lo tiro.
Esta la plantilla como para que les de una reacción anómala temporal y se tengan que dar de baja.....

El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados