Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SAMUEL DUEÑAS
Domingo, 16 de septiembre de 2018
CULTURA

Llegar a los presos a través del arte

Guardar en Mis Noticias.

El bailaor sevillano José Suárez ‘Torombo’, visitó el pasado jueves el Centro Penitenciario de Ceuta y compartió su experiencia de fe con una treintena de presos que se mostraron muy agradecidos al artista

Las puertas del Centro Penitenciario de Ceuta se abrieron en la tarde del jueves al mundo del arte, a través de la experiencia , expresión y vivencia de fe del artista y bailaor sevillano José Suárez ‘Torombo’, que impartió una ‘MarterClass´ especial a una treintena de presos en el salón de actos de la prisión.

 


Se trata de un proyecto sin ánimo de lucro, que dirige la Federación de Entidades Evangélicas en España, que recorre las prisiones de la nación y que tiene como objetivo principal dar una palabra de ánimo y vida a aquellas personas que tienen cortada su libertad como consecuencia del terrible engaño al que muchas veces conduce la vida. Así, a través del arte y dando testimonio de la obra de Dios en las personas, que tiene poder para sacar del ser humano un ser nuevo, se vivió en el salón de actos de la prisión una tarde cargada de emociones y sentimientos a través del mundo del arte.

 


Torombo colabora de manera voluntaria con los ministros que predican el evangelio en todas las prisiones de España. En este sentido, el artista sevillano señaló que “hemos traído el mensaje de que el flamenco más allá de todo lo que se vende y todo el escaparate que genera, es campesino -hombres de la tierra- y nos ha llamado la atención que venga del árabe. Por eso hemos querido llevar a Ceuta el mensaje de que todos somos personas y que es Dios el que nos conduce en la vida”. Así, Torombo informó que “después de mucho tiempo hemos conseguido que la prisión de Ceuta se pudiera abrir para el consejo evangélico y para nosotros es la primera vez que se abren las puertas de África para compartir en un mismo sentir que todos somos amados del creador”.
Ni siquiera la lesión que sufre en el menisco y de la que fue operado hace unas semanas, le impidió estar en la prisión de Ceuta al artista sevillano. “Los fisioterapéutas me tienen prohibido de momento que baile, pero yo no podía dejar pasar el tren de entrar en la prisión de Ceuta y compartir con sus internos mi vivencia de vida”, añadiendo que “para mí ha sido una gran bendición la tarde que compartí en Fuerte Mendizábal  y donde pude expresar mi experiencia desde que era un niño, que nací con una gran minusvalía y tuve que superar muchos obstáculos por trampas que me tendió la vida. A pesar de ello nunca dejé de bailar, pero Dios cambió mi lamento en baile y ese es el mensaje que llevo por todas las prisiones de España”, aseguró.

 


Como la lesión de menisco no le dejó bailar en esta ocasión, Torombo se comprometió a volver a la prisión una vez recuperado para ofrecer un espectáculo acompañado por sus músicos.

 


Por su parte el coordinador de la Federación de Entidades Evangélicas de España, Antonio Rodríguez, que acompañó al bailaor durante su vista a Ceuta, indicó que “el objetivo de estas visitas es establecer la asistencia evangélica a las prisiones y poder hacerlo como en esta ocasión, a través del arte y la experiencia de las personas, pues así se llega mucho mejor al corazón de esas personas que lo están pasando mal”
 

 

Rodríguez aseguró que “en todas las prisiones está habiendo un gran avivamiento del pueblo evangélico por esta manera tan libre de expresarnos”. Así, destacó que “yo fui preso con 19 años de condena y pude encontrar la verdadera libertad dentro de la prisión. Esa libertad que es Dios, es la que vamos anunciando por todas las cárceles de España. Queremos que los presos y presas puedan sentirse libres entre rejas a través del amor infinito de Dios, pues el Señor vino a sanar a enfermos y a acordarse de los presos. No vamos a las prisiones como salvadores de nada, pero sí como si estuviera el Señor en medio de los internos”.

 


Acerca de esta visita a Ceuta, Antonio Rodríguez reconoció que “ha sido un milagro que nos abriesen las puertas de cárcel a pesar de que no teníamos autorizaciones. Hemos visto nuevamente la mano de Dios y él es la puerta para poder entrar y salir en estos lugares que visitamos”, matizó. 

 


Sin duda se trata de una gran obra que ofrece la parte más humana de las personas y que, en este caso, a través de un artista como Torombo, llega a las personas que se encuentran atrapadas por el engaño del mal.  Además de su faceta profesional, donde cuenta con una academia de baile en su Sevilla natal y acompaña a numerosos artistas de primer nivel del mundo de flamenco como Tomatito, Argentica o Farruquito, el bailaor sevillano muestra su agradecimiento a Dios por la obra que hizo en su vida, asistiendo a las personas más desfavorecidas, formando a grandes talentos en el Polígono Sur de Sevilla y visitando todas las prisiones de España para, a través de su experiencia de vida, dar una palabra y mensaje de aliento a esas personas que como consecuencia de situaciones por las que él ya pasó, necesitan ser zarandeadas y tocarles su corazón para que empiece a nacer una persona nueva que el día de mañana también pueda ser espejo donde mirarse otras personas.  
Es la otra parte del artista, que la mayoría de las veces no sale a la luz, pero que sin duda es de reconocimiento por el valor humano de la actividad y la inyección de vida que transmite.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados