Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

EL PUEBLO
Lunes, 26 de noviembre de 2018

Tragsa debe cumplir con su compromiso

Guardar en Mis Noticias.

El mes de noviembre da sus últimos coletazos en una semana que acabaremos metidos de lleno en el mes de las compras, de la amistad, de la convivencia y de la familia. Pero también el mes donde se aprovecha para hacer balance del año y acabar aquellos proyectos que aún siguen pendientes de su remate final. Es el caso de la obra de la Gran Vía. Hace poco más de un mes el presidente de la Ciudad, Juan Vivas y el consejero de Fomento, Néstor García, anunciaban que el 15 de diciembre la Gran Vía sería abierta al tráfico rodado. Así se lo confirmaron desde la empresa adjudicataria Tragsa y así lo hicieron saber los responsables políticos encargados de mantener informados a los ciudadanos. Sin embargo, en la Gran Vía aún queda mucho trabajo por hacer y, a pesar de que todos los materiales se encuentran ya en la ciudad, todo hace pensar que ni el 15 de diciembre ni antes de que finalice este año Tragsa vaya a cumplir con su compromiso de abrir la Gran Vía, lo que supondría un perjuicio importante para los empresarios de una Gran Vía que vienen aguantando carros y carretas desde febrero que dieron comienzo las obras. Ahora esperaban las fechas navideñas como oro en paño para intentar cerrar el año de la mejor posible y remontar un poco después de meses de sufrimiento y muchos quebraderos de cabeza. Por ello, no es justo que no se cumpla el compromiso por parte de la empresa pública, pues la segunda quincena de diciembre era el rayo de esperanza al que se agarraban los empresarios de la Gran Vía para intentar salvar el año y comenzar el 2019 con la máxima ilusión. Es cierto que muchas veces los plazos son complicados de cumplir, mucho más tratándose de Ceuta, con las dificultades que ello supone para el transporte de materiales, pero en este caso más parece una relajación que, ojalá, se quede solo en una sensación y no en una realidad. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
El Pueblo de Ceuta • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados